El teatro cubano del exilio pierde al destacado diseñador Luis Suárez

Dqmq.jpg11535893_749954748447874_6783116567838961194_n.jpgMis imágenes.jpgEl teatro cubano del exilio pierde al destacado diseñador Luis Suárez

Akuara Teatro les comunica con gran pesar, la triste noticia del fallecimiento el jueves 19 de noviembre en la ciudad de Miami de nuestro querido diseñador, Luis Suárez. El teatro cubano del exilio pierde a uno de los más destacados diseñadores de la escena miamense y a un excelente ser humano. Desde hace mucho más de 30 años Luis desarrolló una importantísima labor en las tablas, muchos directores y actores de la ciudad han sido testigos de la entrega de este extraordinario hombre de teatro. En nuestra agrupación teatral, Luis realizó las excelentes escenografías y el vestaurio de Contigo pan y cebolla, Fango, La ronda, El día que me quieras y Strip poker. Su talento, su entrega y su pasión, lo hicieron imprescindible en nuestro colectivo. Luis además fue productor de televisión, donde estoy segura que también será inolvidable. Descansa en paz querido amigo, nos consume el dolor de tu temprana partida, pero nos regocija inmensamente haberte tenido como un miembro de nuestra familia teatral.

11351198_742117055898310_1073286940742012380_n.jpg

Nota sobre el trabajo de Luis Suárez cuando los Premios René Ariza.

Pepe Murrieta.

El teatro es una de las artes que mayor comunicación puede lograr. Pero esa íntima complicidad con el público, no depende solo de la calidad del texto elegido, ni de la efectividad con la que el director de la puesta en escena logre convertir a los actores en los mejores instrumentos narrativos. Tampoco el teatro puede valerse sólo del talento o las habilidades con que estos –actrices y actores—logren transmitirnos ideas y emociones o nos inviten a reflexionar. El teatro no puede prescindir de otros componentes con implicaciones artísticas, como escenografías, vestuarios, iluminación o bandas sonoras, herramientas puestas todas en función de apoyar un discurso, un mensaje dirigido a los espectadores.
En el caso que nos ocupa, hablamos de un diseñador escénico que se ha ganado un lugar preferencial en la historia del teatro de Miami porque los más renombrados directores de este lugar en el que vivimos le han llamado para vincularlo a sus espectáculos. Así, indistintamente, los diseños de escenografía, de vestuario o luces de Luis Suárez (además de sus asistencias de producción o de dirección) aparecen vinculados a proyectos teatrales de creadores como Pepe Carril, Teresa María Rojas, Gonzalo Rodríguez, Eduardo Corbé, Marcos Miranda, Norma Rojas, Manuel Tourón, Ángela Meyer, Tony Wagner, Andy Nóbregas, Julio O´Farril, Ana Viña, Alberto Sarraín e Yvonne López Arenal, entre otros.
Desde su arribo a Estados Unidos a principios de los años ochenta del pasado siglo XX hasta las últimas semanas, los más inquietos o exigentes directores teatrales han reclamado el apoyo de Luis Suárez, cuyas escenografías (asombrosamente hermosas sin dejar de ser funcionales), sus coherentes diseños de vestuario, sus acertados criterios para iluminar escenas y, como un todo, la creación de ambientes, consecuentes con las tramas narradas, han demostrado que es un artista que entiende lo que es el teatro y que posee el conocimiento, el talento, el buen gusto y la justa medida para que sus diseños escénicos calcen y enriquezcan de manera significativa los espectáculos teatrales, en rigurosa armonía con los criterios defendidos por los directores.
Es una merecidísima decisión del Instituto Cultural “René Ariza” y un orgullo para mí, como para todos los que de una manera u otra hemos estado cerca de él, como artista y como ser humano, conceder y entregar este reconocimiento a: Luis Suárez.