El teatro cubano del exilio pierde al destacado diseñador Luis Suárez

Dqmq.jpg11535893_749954748447874_6783116567838961194_n.jpgMis imágenes.jpgEl teatro cubano del exilio pierde al destacado diseñador Luis Suárez

Akuara Teatro les comunica con gran pesar, la triste noticia del fallecimiento el jueves 19 de noviembre en la ciudad de Miami de nuestro querido diseñador, Luis Suárez. El teatro cubano del exilio pierde a uno de los más destacados diseñadores de la escena miamense y a un excelente ser humano. Desde hace mucho más de 30 años Luis desarrolló una importantísima labor en las tablas, muchos directores y actores de la ciudad han sido testigos de la entrega de este extraordinario hombre de teatro. En nuestra agrupación teatral, Luis realizó las excelentes escenografías y el vestaurio de Contigo pan y cebolla, Fango, La ronda, El día que me quieras y Strip poker. Su talento, su entrega y su pasión, lo hicieron imprescindible en nuestro colectivo. Luis además fue productor de televisión, donde estoy segura que también será inolvidable. Descansa en paz querido amigo, nos consume el dolor de tu temprana partida, pero nos regocija inmensamente haberte tenido como un miembro de nuestra familia teatral.

11351198_742117055898310_1073286940742012380_n.jpg

Nota sobre el trabajo de Luis Suárez cuando los Premios René Ariza.

Pepe Murrieta.

El teatro es una de las artes que mayor comunicación puede lograr. Pero esa íntima complicidad con el público, no depende solo de la calidad del texto elegido, ni de la efectividad con la que el director de la puesta en escena logre convertir a los actores en los mejores instrumentos narrativos. Tampoco el teatro puede valerse sólo del talento o las habilidades con que estos –actrices y actores—logren transmitirnos ideas y emociones o nos inviten a reflexionar. El teatro no puede prescindir de otros componentes con implicaciones artísticas, como escenografías, vestuarios, iluminación o bandas sonoras, herramientas puestas todas en función de apoyar un discurso, un mensaje dirigido a los espectadores.
En el caso que nos ocupa, hablamos de un diseñador escénico que se ha ganado un lugar preferencial en la historia del teatro de Miami porque los más renombrados directores de este lugar en el que vivimos le han llamado para vincularlo a sus espectáculos. Así, indistintamente, los diseños de escenografía, de vestuario o luces de Luis Suárez (además de sus asistencias de producción o de dirección) aparecen vinculados a proyectos teatrales de creadores como Pepe Carril, Teresa María Rojas, Gonzalo Rodríguez, Eduardo Corbé, Marcos Miranda, Norma Rojas, Manuel Tourón, Ángela Meyer, Tony Wagner, Andy Nóbregas, Julio O´Farril, Ana Viña, Alberto Sarraín e Yvonne López Arenal, entre otros.
Desde su arribo a Estados Unidos a principios de los años ochenta del pasado siglo XX hasta las últimas semanas, los más inquietos o exigentes directores teatrales han reclamado el apoyo de Luis Suárez, cuyas escenografías (asombrosamente hermosas sin dejar de ser funcionales), sus coherentes diseños de vestuario, sus acertados criterios para iluminar escenas y, como un todo, la creación de ambientes, consecuentes con las tramas narradas, han demostrado que es un artista que entiende lo que es el teatro y que posee el conocimiento, el talento, el buen gusto y la justa medida para que sus diseños escénicos calcen y enriquezcan de manera significativa los espectáculos teatrales, en rigurosa armonía con los criterios defendidos por los directores.
Es una merecidísima decisión del Instituto Cultural “René Ariza” y un orgullo para mí, como para todos los que de una manera u otra hemos estado cerca de él, como artista y como ser humano, conceder y entregar este reconocimiento a: Luis Suárez.

El cangrejito y la paloma. Poster de Sandra Rincón

cangrejito_poster

El cangrejito y la paloma música y color en Akuara Teatro

MAYRA MARRERO

ESPECIAL/EL NUEVO HERALD

02/24/2015 7:00 AM

El teatro en español para niños también se está abriendo un espacio en las opciones culturales de Miami. Akuara Teatro retoma su cartelera infantil este año con el estreno de El cangrejito y la paloma, obra basada en el cuento El cangrejo volador, de Onelio Jorge Cardoso, escritor y periodista cubano, quien en su largo quehacer literario le dedicaba gran parte de su tiempo al cuento para niños.

La obra relata la historia de un cangrejito que quería volar y con la ayuda y la inspiración de una paloma torcaza logra sus sueños a pesar de los obstáculos y el pesimismo de la pava.

El cangrejito y la paloma, con versión y dirección de Miriam Bermúdez, es una pieza con un dinamismo contagioso que establece una conexión rápida con la audiencia infantil. Los transporta a un bosque de grandes árboles dibujados por Sandra Rincón que recuerda las acuarelas y crayolas de nuestros dibujos de la infancia. Una vez más Rincón y Bermúdez se unen para crear el diseño de escenografía y vestuario, que sin pretensión aparente, logra enriquecer el imaginario infantil con colores y formas. El resultado de esta creación es potenciado con la luz negra y el diseño de luces de Rolando Santini, que sorprende gratamente a los niños cuando notan que ellos mismos también han cambiado de color y muchos se reconocen deslumbrados en la alteración cromática.

La música es un componente imprescindible en el teatro para niños y El cangrejto y la paloma no es la excepción. Marina Ortiz creó la banda sonora de la obra y sus letras, melodías y ritmos son parte vital de la puesta en escena. Presentan e identifican psicológicamente a cada uno de los personajes y les adjudica un ritmo que les hace reconocible en el auditorio infantil.

El juego escénico es minucioso y dinámico, los actores revelan sus personajes con frescura y espontaneidad. Cantan, bailan y entregan todo en cada función por crear un microcosmos sensorial para los pequeños. Isaniel Rojas energiza la puesta en escena y con su liderazgo, dedicación y precisión de movimientos les regala un cangrejito que sorprende no tan solo por su actuación, sino también por su voz en las canciones que apoyan la historia. Alma Itzel es la paloma que, con suavidad, exquisita voz y sinceridad actoral, relata y conduce a través del bosque imaginario a los pequeños por los vericuetos de la historia con el único propósito de divertirlos y enseñarles a no poner límite a sus sueños. Los actores Felipe Cartagena, Any Rose y Christian Ocón disfrutan, juegan, cantan y se transforman en sus respectivos personajes con humor, ternura y profesionalismo. La audiencia participa y se divierte logrando tararear la pieza principal que compuso Ortiz, Quiero volar, al final de cada espectáculo.

Bermúdez dirige la puesta en escena con imaginación. Relata la historia con sencillez y enfatiza la idea del teatro para niños como una gran sala de juegos donde la fantasía no tiene fronteras.

Akuara Teatro estrenó El cangrejito y la paloma

2015-_Cangrejito_y_la_Paloma06

Foto: Julio de la Nuez

El Nuevo Herald.

Arturo Arias Polo

Akuara Teatro apuesta por el público infantil en su primera temporada del año.

A partir del sábado 17, el grupo comandado por Yvonne López Arenal y Mario García Joya presentará El cangrejito y la paloma, bajo la dirección de Miriam Bermúdez.

A propósito del estreno, López Arenal dijo a el Nuevo Herald que desde su inauguración, en el 2011, Akuara Teatro siempre ha procurado complacer a todos los sectores del público con espectáculos de múltiples géneros.

Durante el 2014, en la sala del Bird Road Art District no solo se representaron títulos tan conocidos como La ronda (Arthur Schnitzler) y El día que me quieras (José Ignacio Cabrujas), entre otros estrenos en Miami.

En el elenco de El cangrejito y la paloma figuran Isaniel Rojas, Alma Itzel, Any Rose, Felipe Cartagena y Christian Ocón.

La obra es una versión libre del cuento El cangrejito volador, original del escritor cubano Onelio Jorge Cardoso (1914-1986), que toma de pretexto las aventuras de un cangrejo, su abuelo, una paloma, un árbol y una pava, para reflexionar sobre los sueños irrealizados por culpa del miedo y la rutina.

“Aunque nos estemos asfixiando preferimos acurrucarnos dentro del caparazón de la seguridad y la aceptación, antes que arriesgarnos a recorrer sendas desconocidas, tal como nos pide el corazón”, dijo Bermúdez. “Sin embargo, un buen día decidimos escuchar esa ‘vocecita’ que nos grita desde adentro y emprendemos un recorrido diferente al que nos han enseñado”.

Esta es la segunda incursión de Bermúdez como directora en Akuara, tras el estreno de otra pieza concebida para los pequeños, Gigi y Momo (Salvador Lemis).

En el mismo escenario la actriz integró los repartos de Cualquier otro lugar menos este (Jorge Lugo), Contigo pan y cebolla (Héctor Quintero), Nevada y Huevos (Abel González Melo), Gaviotas habaneras (Yvonne López Arenal) y Virginia (Rita Martín).

El cangrejito volador es una coproducción de Akuara Teatro y el Instituto Cultural René Ariza con música original de Marina Ortiz, diseños de escenografía y diseño y vestuario de la directora, y Sandra Rincón, y luces de Rolando Santini. Nelson Jiménez Vivero estuvo al frente del estudio de grabación.

El año pasado Akuara Teatro también fue sede de la entrega de los Premios René Ariza –que se otorgan anualmente a las personalidades más destacadas de la cultura cubana que residen fuera de la isla–, y de la velada por el bicentenario del natalicio de la poetisa cubana Gertrudis Gómez de Avellaneda, que celebró el Día de la Dramaturgia y el Teatro Cubano del Exilio.

“Somos la única entidad de este tipo en nuestro distrito donde siempre está ocurriendo algo en beneficio de la comunidad. Siempre hemos abierto las puertas a todo el mundo. Pero no podemos seguir socorriendo a los demás sin ser capaces de pedir ayuda para nosotros mismos”, señaló López Arenal, tras enumerar las presentaciones de libros, lecturas dramatizadas y de poesía, temporadas para niños y un sinnúmero de eventos culturales gratuitos que Akuara viene haciendo desde su apertura.

La actriz agregó que los altos costos de las producciones y el mantenimiento del inmueble están poniendo en riesgo la sobrevivencia de la sala.

El día que me quieras. Demo y nota.

Fotos: Pepe Murrieta.

Demo: El día que me quieras.  (Haga click en el enlace en rojo)

“El día que me quieras” de José Ignacio Cabrujas en Akuara Teatro: Sala Avellaneda.

Amigos,  este viernes estrena el segundo elenco de “El día que me quieras” Marianela Pupo e Isaniel Rojas.
Reservaciones 786 8531283.Viernes y sábados a las 8 y 30 pm y domingos a las 6 pm.
 
Dirección y puesta en escena: Alberto Sarraín.
Dirección genearl de Akuara Teatro: Mario García Joya e Yvonne López Arenal
Elenco:
Elvira Ancízar Micheline Calvert
María Luisa Ancízar Yvonne López Arenal
Pío Miranda Larry Villanueva
Matilde Ancízar Yani Martín – Maríanela Pupo
Plácido Ancízar Léster Ernesto Martínez – Isaniel Rojas
Carlos Gardel Felipe Cartagena
Alfredo Lepera Christian Ocón
Sábado y domingo sigue el primer elenco con Yani Martín y Léster Martínez.

============================================================


Una disertación dramática sobre el caudillismo hispanoamericano y sus consecuencias 

teatro

Habey Hechavarría Prado – www.TeatroenMiami.com
Fotos: Julio de la Nuez
Si algo me impresiona de El día que me quieras, obra escrita por José Ignacio Cabrujas (1937-1995), que continúa presentándose en Akuara Teatro, es, entre otras perspectivas, el cuestionamiento irónico a la veneración al caudillo, una característica fundamental de la cultura hispanoamericana. La intuición artística del dramaturgo venezolano plasma con aire chejoviano, en esta obra de 1979, varias referencias caudillistas a figuras políticas o patriarcales, e íconos afines, como entidades que gobiernan la vida de personajes cotidianos. Son pequeños seres manipulados por grandes figuras del poder real o sublimado que, aún desde lejos, alcanzan el control de las conciencias de quienes, incluso, les rechazan. En este caso, la familia de los hermanos Ancízar nuclea una historia de desamor y desilusiones donde la evocación de los caudillos se vuelve perceptible con excelente técnica dramática y refinado sarcasmo literario.  
La llegada del cantante de tangos Carlos Gardel (Felipe Cartagena) a la ciudad de Caracas, en la década de 1930, con la intención de ofrecer un concierto único, desata ilusiones y suspiros. Sin embargo, Pio (Larry Villanueva), novio eterno de María Luisa (Yvonne López Arenal), una de las hermanas, solo tiene neuronas para sus delirios ruso-comunistas y para la adoración a la figura del tirano sangriento Josef Stalin. Los otros modelos patriarcales que Cabrujas introduce muy hábilmente son la figura del pater familias Pablo Ancízar, el general independentista cuya talla moral sustenta la condición de fundador del clan y la referencia al dictador Juan Vicente Gómez, por entonces al frente del gobierno nacional. Son cuatro íconos de un poder irracional que mueve las voluntades y el destino de cada personaje.
La influencia psicológica y cultural del caudillo, como ídolo al cual se le atribuyen virtudes y facultades arraigadas en la mitificación popular, solo se corporiza en el personaje de Gardel, mientras el resto tienen una presencia importante pero referida. Y por tanto, los personajes que conservan algo de objetividad, respecto a la irresistible proyección de estos grandes líderes invasores del inconsciente colectivo, tienen dentro de la pieza un status obstructor de la aceitada maquinaria del adocenamiento. En el espectáculo ningún personaje asume por completo tal dignidad, pero quizá Plácido y Elvira Ancízar, respectivamente interpretados por Micheline Calvert e Isaniel Rojas, tiene instantes de distanciamiento crítico. En lo que los personajes sometidos a la influencia caudillista devienen comodines de una acción que les arrastra como el fluir instintivo de la vida. La hermana menor, Matilde (Marianela Pupo) y el acompañante del cantante, Alfredo Lepera (Christian Ocón), ejemplifican esa dualidad de personajes dependientes, etéreos, atractivos hasta el punto de despertar curiosidades.
Las consecuencias del influjo de estos líderes carismáticos en la historia y en la vida pública hispanoamericanas no necesitan descripción. Todavía las leemos en la prensa plana y hasta sufrimos con la reproducción de sus imágenes por televisión y otros medios. Quizá la propia Venezuela de estos días se erige en modelo nefasto de esas sociedades con más caudillismo que institucionalidad. Cabrujas, hombre de izquierdas, lanza una crítica agudísima de terrible vigencia. Los frutos de la preponderancia de los caudillos no solo se perciben en el entramado de la sociedad sino en el interior de las familias donde los individuos asumen con pasión la reverencia a cierto gran líder. Con el tiempo, el gozo de estas personas tiende  a transformarse en frustración, cuando las vidas se desmiembran por el miedo, la falsedad y la irresponsabilidad que generan los ídolos humanos y la falta de libertades. Los personajes de la obra, llenos de anhelos e ilusiones al principio, pierden el rumbo hacia la felicidad en la misma medida que perdieron autonomía y control, que dejaron de vivir en la verdad.
La puesta escena sugiere que el recuerdo de la visita de Carlos Gardel a la casa de los Ancízar, será un momento memorable, aunque agridulce, con el cual los personajes reforzarán la leyenda familiar. Pero este nuevo motivo de adoración tiene menos impacto debido al desbalance entre los dos actos. El primero, mejor elaborado que el segundo, abre algunas perspectivas y sugerencias que después no se cumplen del todo. Una de estas consiste en la preponderancia de la figura de Gardel, proclamada por los personajes de manera insistente, reforzada por varias composiciones escénicas, pero luego no concretada en el diseño del carácter ni en la interpretación. Aunque el diseño de los personajes, en general, quedó, en calidad de resultados, por debajo de una visualidad escénica bien ubicada en época, creíble, bonita y eficaz alrededor de una romántica glorieta, las actuaciones tienen un nivel muy decoroso. Entre ellas, Larry Villanueva, enfundado en la imagen soviética de un viejo bolchevique, destaca con su leve parodia psicológica del comunista obcecado y patético, una interpretación difícil de olvidar.
Con El día que me quieras el director Alberto Sarraín coloca en la cartelera de la ciudad una representación agradable y lúcida a partir de otro título valioso dentro del teatro hispano contemporáneo.

 

Akuara Teatro: Sala Avellaneda
Bird Road Art District
4599 SW 75 Ave
Miami FL. 33155
786 8531283

Tickets: 20.00 / 15.00.

‘El día que me quieras’ excelente y sensible puesta en escena

Fotos: Julio de la Nuez.

‘El día que me quieras’ excelente y sensible puesta en escena

Mayra Marrero

Especial/el Nuevo Herald

09/23/2014

El día que me quieras, de José Ignacio Cabrujas, es la obra con que
Akuara Teatro comienza su nueva temporada de otoño-invierno. La Ma
Teodora, Akuara Teatro y el ADTC de la Universidad de Miami producen
este excelente y referencial texto del teatro iberoamericano y que,
sin lugar a dudas, retrata la familia hispana más allá del decursar
del tiempo.

La obra cuenta la historia de la familia Ancízar en la Venezuela de
1935, durante la dictadura de Juan Vicente Gómez, y al mismo tiempo la
historia de Pío Miranda, amigo de la familia y novio de María Luisa
Ancízar. Pío tiene una marcada y casi demencial empatía por la nueva
Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, su aparente compromiso con
los oprimidos y su anunciada igualdad social.

Los personajes de la obra están abandonados a ese destino nombrado
cotidianidad, monotonía y visceral encuentro con la amargura y la
desesperanza en una sociedad en la que la sorpresa parecía no tener
cabida. Todo se va a subvertir con la llegada de Carlos Gardel, que
opera como una suerte de milagro, un hacedor de sueños y de vidas
paralelas a través de sus tangos y películas con los cuales soñaba la
familia.

Alberto Sarraín dirige la puesta en escena respetando la estructura
dramática de la obra, y nos obsequia un retrato realista y cuidadoso
de la época, apoyándose en el diseño de escenografía y vestuario de
Luis Suárez, que reproduce minuciosamente los finales de la década de
1930.

Sarraín crea en el espacio escénico tres áreas por donde los
personajes se deslizan con cuidada intención dramática. Realismo y
compromiso social podrían caracterizar su dirección en este nuevo
reto.

La comunión interpretativa del elenco y su patente dominio escénico se
evidencia en la seriedad y la pasión con que cada uno de los actores
ha diseñado su personaje.

Micheline Calvert fluye, divierte y convence con su Elvira Ancízar,
demostrando su vasta experiencia teatral. Por su parte, Yvonne López
Arenal se desdobla en María Luisa Ancízar. Temerosa y enamorada, dota
a su personaje con pequeños manierismos y discretos movimientos
escénicos haciendo patente su madurez interpretativa, además de
establecer un diálogo cómplice con Larry Villanueva (Pío Miranda),
junto al cual logra exquisitos momentos interpretativos.

Yani Martín Báez es Matilde, que evade su realidad con las canciones
de Gardel. La actriz recrea a Matilde con ingenuidad y lirismo,
dotando a su personaje de una fragilidad casi onírica. Lester Martínez
construye a Plácido Ancízar con enérgica soltura y creíble vitalidad.
Las apariciones de Christian Ocón y Felipe Cartagena son también
convincentes; Cartagena interpreta a Gardel y su personaje está
impregnado de trazos caricaturescos y estereotipados que recuerdan las
portadas de revistas con lo que se atempera la cuerda melodramática de
las Ancízar.

Villanueva propone con profundidad y delicadeza interpretativa su
introspectivo Pío Miranda. Minucioso, contenido, pasional, efectivo en
el detalle mínimo del gesto son algunos de los calificativos del
Miranda de Villanueva que lo hacen inolvidable y lo colocan en una
posible lista de las actuaciones memorables de este año.

El día que me quieras, obra en la que el texto es protagonista, es una
excelente y sensible puesta en escena, un ejemplo del mejor teatro
realista y de la madurez de un equipo teatral. •

Reservaciones: 786 8531283.

"Cualquier otro lugar menos este" de Caridad Svich

 

Muy pronto en Akuara Teatro 

Cualquier otro lugar menos este” 

de  
Caridad Svich 
Traducción: Alberto Sarraín 
Dirección: Jorge Lugo 
Elenco: Yvonne López Arenal, Miriam Bermúdez, Andy Barbosa y Christian Ocón

 …”Caridad Svich se presenta con honores a través de Cualquier otro lugar menos este. En el decursar lógico de la lectura del libro después de haber concluido Casa propia, Cualquier lugar menos este constituye un momento de dureza, de amargura profunda. Considerada una de las alumnas más destacadas de María Irene Fornés, Svich nos traslada, a través de escenas en las que siempre aparecen dos personajes —de los cuatro de la obra—, a un mundo desolado, en declive, arrasador, áspero. El estilo del lenguaje, entrecortado, apoya también la atmósfera tirante, de incomunicación entre los dos matrimonios. D.D. Kugler en sus apuntes advierte: “En las obras que transcurren en un espacio urbano contemporáneo, Svich emplea un lenguaje agresivo y malicioso, como una bofetada producida por los múltiples efectos de los nuevos medios.” 
Zoila Sablón

Akuara Theatre will premiere Huevos in Miami

 

 

 

Fotos: Ulises Regueiro y Julio de la Nuez.

Akuara Theatre will premiere Huevos in Miami
By: Lis Arango

The Cuban play Huevos by playwright Ulises Rodríguez Febles from Matanzas, will be premiered  in Miami, by Akuara Theatre, The Má Teodora and Cuban Theater Digital Archive of the Miami University.

This staging , written in 2004 and premiered by Mephisto Theatre in 2007, reflected the actual events that preceded the mass exodus of Cubans through the Mariel in 1980 and the consequences of this event that has marked generations of Cubans on both sides .

Akuara Teatro, under the general direction of Yvonne López Arenal and  the play under direction of Alberto Sarraín , has the participation of the actors Enrique Moreno , Micheline Calvert, Liset Jimenez, Carlos Alberto Pérez- León , José Antonio Orta , Marcia Arencibia -Henderson , Miriam Bermudez , Christian Ocon, Yvonne López Arenal, Roberto Bello and Imaray Ulloa .
About Huevos, it is part of the trilogy Dramaturgia del éxodo, with Minefield and Citizenship, and his writer Ulises Rodriguez, who works in Miami in the staging of the play, shares with OnCuba some of his opinions.

“Writing is a complex act, a necessity and pleasure humans live with. A dramatic text comes from an image of an event, a character, a story or even a phrase that impact and sparks creation. The act of writing is a reservoir of things that one has seen, heard, investigated. An author has a responsibility to himself and to others . Of all those feelings Huevos was born, first images, and then events and characters. “

“The play addresses a living and breathing subject, memory area difficult and complex, exciting and painful. Everyone knows it must be very controversial and where each will have its own story. What interests me is the question of human and social phenomena, the search of perspectives and approaches (ethical, psychological, aesthetic, ideological …) related to human nature, immersed in the social aspect. It is important to communicate with others, and that reception is only produced in the case of theater, first in reading, which is more intimate and then on stage, in contact with a mixed crowd. “

How does the work arrive in Miami and how has been the experience of working with Akuara Theatre?

“There was always interest into doing it in Miami. That’s logical. Before that, it was read in Brazil and Spain. Akuara Theatre, presided by Yvonne López Arenal , decided to do it and proposed it to me, with the help of Ma Teodora and Theatre Archive at the University of Miami. They have their own team of collaborators, including actors who are part of the institution and others, whom they invite according to the characteristics of the staging. They have released Cuban playwrights’ texts, because one of its main objectives is to disseminate and promote Cuban drama. And I accepted the proposal. As for the experience of seeing how they work Akuara , as they face the risk of the theater, is also a unique experience for me . It allows me to see and confront”.

“A text that addresses a topic related to people of the two countries, by an author who lives, works and beats in Cuba, with actors living in the United States, which are part of several generations, with different stories, I think it is a significant fact. Because the theater is written so that it does not represent or document for posterity because it is written in a way that it establishes a dialogue, to produce an act of faith, conflict of reunions, which is able to achieve the theater as an artistic fact: its dazzling power of giving something to others. Everyone will find – as it happened in Cuba –what his human and social experience causes him. “

– In its presentations in Cuba, Huevos was well received by the public. Do you think it will be the same in the United States?

“Huevos caused a striking relationship with the public in Cuba, which many people, including critics, have reflected. Sitting in the chair, you hear people sobbing; there was a strange and beautiful communion between the people gathered in a dark room, receiving a piece of national history, of a troubled and controversial stage. For me as an author is significant in these and other works. I write for the people of my country. And as an artist I have an ethical commitment. In the case of Miami, I still do not know what will happen, but it’s interesting because it’s another type of audience. “
“I’ve seen people weep in the rehearsals, for empathy, for the human part of what happens in the play. So I think that if you have received in this new scenario. Already, many people are booking their seats for functions. Although, what will happen remains to be seen. “

* Huevos, will take the stage on Saturday November at 8:30 pm and Sundays at 6:00 pm, in the Akuara theater, located in 45999 75 Ave SW Bird Road Art District in Miami. Tickets can be booked now on the phone 786 853-1283. Tickets will go on sale one hour before the function begins at the entrance of the theater.

 

"Huevos"

Akuara Teatro ” Huevos” de Ulises Rodríguez Febles.


”Huevos” de Ulises Rodríguez Febles. Una historia basada en hechos reales durante la Flotilla del Mariel en 1980. Dirección Alberto Sarraín. Con Micheline Calvert, Enrique Moreno, Alberto Pérez-León, Liset Jiménez, Jo An Orta, Marcia Arencibia-Henderson, Miriam Bermúdez, Yvonne López Arenal Christian Ocón, Roberto Bello e Imaray Ulloa. Diseño de luces: Mario García Joya, Vestuario y decoración: Luis Suárez Escenografía: Alain Ortiz, Videografía: Daniel Correa Fotografía: Julio de la Nuez, Ulises Regueiro y Pepe Murrieta. Dirección General de Akuara Teatro: Yvonne López Arenal. Estreno 16 de Noviembre a las 8 y 30 pm. Reservaciones: 786 853- 1283.

Este sábado y domingo de estreno, tendremos después de cada función, un coversatorio con el público moderado por la Dra. Lillian Manzor, con la presencia del autor, el director y el equipo de actores y diseñadores de la obra.

Funciones viernes y sábados a las 8:30 pm y los domingos a las 6:00 pm.

Yvonne López Arenal
General Director
Akuara Teatro: Sala Avellaneda
Akuarateatro1@gmail.com
786 853 12-83

David Urbina
Relaciones públicas
Davidurbina@hotmail.com
786 991 65-70

Alberto Sarraín
Director
sarrain.sarrain@gmail.com
proyecto: ” Huevos” de Ulises Rodríguez Febles

http://akuarateatro.blogspot.com/
Akuarateatro1@gmail.com
Información y reservaciones: 786 853 12- 83 / 786 991 65- 70

Akuara Teatro: Sala Avellaneda/ Art District
4599 SW 75 Ave
Miami. FL. 33155

Gaviotas habaneras


Foto: Mario García Joya. Christian Ocón, Yvonne López Arenal, Carlos Alberto Pérez, Miriam Bermúdez.


Gaviotas habaneras



Por Luis de la Paz
La Revista del Diario
Publicado el 04-13-2012

Gaviotas habaneras, obra de la actriz y escritora Yvonne López Arenal, es otra de las piezas que llega a escena tras su presentación en Miami por el Instituto Cultural René Ariza (ICRA), durante las series de lecturas dramatizadas de la institución. Leída en el 2006 (en el 2002 se había estrenado en Los Ángeles), la obra despertó el interés del público, deseando verla con todo el rigor que demanda una puesta en escena. Ese deseo se ha hecho realidad y Gaviotas habaneras, en Akuara Teatro: Sala Avellaneda, es ya parte de la historia del teatro cubano.

Dirigida por la propia autora, que también lleva el protagónico, Gaviotas habaneras, aborda el tema del reencuentro de María e Ignacio, en Miami, tras estar separados muchos años por razones que no se aclaran del todo en la obra, pero que los entendidos en los asuntos cubanos pueden intuir. El tema del reencuentro es recurrente en la literatura cubana de las últimas décadas y se enfoca en prácticamente todos los géneros, sólo variando el ángulo en que se proyecta. En esta propuesta, parece que sólo María posee la llave de los recuerdos, lo que va haciendo más enigmática la trama, hasta llegar a un final revelador.

Gaviotas habaneras inicia su anécdota en los difíciles años ochenta, presumiblemente tras toda la problemática del éxodo del Mariel como trasfondo y la ruptura que significó aquel acontecimiento en la desintegración de la familia y la dispersión de los amigos. Tras la desbandada, muchos años después, el reencuentro marca un punto de unión (y también de separación) entre los que tomaron distintos caminos. Visualizo Gaviotas habaneras en ese contexto, porque Ignacio y María fueron estudiantes de teatro en esos años ochenta y no se vuelven a ver hasta muchos años después, en el exilio de Miami, donde María es una exitosa empresaria y actriz e Ignacio apenas ha logrado ser un mesero de restaurante.

A los personajes los une la pasión por el teatro y emprenden proyectos en los que trabajarán juntos. En gran medida esta propuesta es un homenaje a la gente de teatro (a los artistas) que lucha contra todas las adversidades para hacer lo que desean y aman. En el subtexto hay toda una crítica a los obstáculos y las dificultades que hay en Miami para llevar adelante los proyectos culturales.

Aunque no tuve la oportunidad de ver el estreno de Gaviotas habaneras en Los Ángeles, sí vi algunos videos que recogían fragmentos de la obra y recordaba la lectura dramatizada. Al disfrutar ahora del estreno miamense salta a la vista que Yvonne López Arenal retomó su pieza con nuevos bríos y el resultado es un brillante espectáculo (que incluye fragmentos de obras, entre ellas Réquiem por Yarini y Bodas de sangre), que lleva al espectador de sorpresa en sorpresa hasta la catarsis final. La carismática López Arenal, en el triple papel de autora, directora y actriz protagonista, exhibe una encomiable versatilidad que pasa del baile al canto, de la acción dramática a la comedia, de los ritmos llamados afrocubanos a la música internacional (casi se apuntan un tap). De todo lo que he visto de ella, ésta es, sin duda, su presentación más deslumbrante. El dúo que hace con Carlos Alberto Pérez en Piensa en mí de Agustín Lara es absolutamente soberbio, de una belleza serena y clásica.

Carlos Alberto Pérez, aprovecha sus dotes como músico para darle a su papel un registro más amplio. Con buena preparación física, excelente dicción y dominio escénico, le hace la contrafigura a López Arenal.

Hay que destacar el eficaz trabajo de Christian Ocón y Miriam Bermúdez, quienes desarrollan varios personajes, lo que le imprime a la puesta un mayor ritmo, aunque, a veces, parece alargarse, sobre todo en los fragmentos de las obras ya mencionadas.

La escenografía sencilla y funcional de Alba Borrego (quien tiene a su cargo también el vestuario), ayuda a crear el ambiente adecuado. El diseño de luces de Mario García Joya (manejado por Rolando Santini) impregna la puesta de una atmósfera que difumina o remarca el ambiente, en ocasiones casi onírico.

Gaviotas habaneras es un espectáculo bien concebido y milimétricamente ejecutado. Funciones los viernes y sábados a las 8:30 de la noche en Akuara Teatro: Sala Avellaneda, 4599 SW 75 Avenida. Reservaciones en el (786) 853-1283.