Actor y cantante: Othón Blanco en Akuara

wgl 20 3

Por Waldo González López –

www.TeatroenMiami.com

Tuesday, 19 May 2015 07:28

Fotos: Julio De La Nuez

Pocos años atrás, en la habanera Sala Hubert de Blanck (durante décadas sede de la emblemática compañía Teatro Estudio, creada por los míticos Raquel y Vicente Revuelta, a fines de los ‘50s), el experimentado actor Othón Blanco —aplaudido en puestas de clásicos y contemporáneos, dirigidas por los Revuelta, Berta Martínez, Abelardo Estorino y Héctor Quintero, entre otros realizadores cubanos— estrenó Sábado de luna llena, performance (con una imagen distinta, aunque no distante por la habitual calidad de su extensa carrera actoral) que tanto complaciera al público.

De tal suerte, tras visionar y disfrutar aquella puesta, escribí para la web cubana Cubarte una crónica donde subrayaba:

La nostalgia del bolero y la mejor canción de los años 40, 50 y 60, se dan la mano enSábado de luna llena, unipersonal que, durante un mes, ocupó la Sala de teatro Hubert de Blanck, donde el valioso intérprete ofreció un su valioso espectáculo monológico.

Con un subtítulo’marcado por la posmodernidad (‘Un Teatro clip con canciones, textos e imágenes teatrales’), Blanco regaló al público otra faceta que este crítico había conocido apenas un año atrás, cuando, informado por amigos comunes que el intérprete escénico también cantaba boleros y canciones, lo invitó a su Tertulia Añorado Encuentro, donde cautivaría al asiduo público de este espacio dedicado a la canción y la poesía, el teatro y la narración oral, entre otras manifestaciones artísticas.

Una suerte de homenaje al bolero, el feeling, la canción y a la mejor música cubana cantábile de tres décadas (40, 50 y 60), se entrelazó durante varios fines de semana en la Sala Hubert de Blanck, para beneplácito de los espectadores, a quienes regaló hermosas muestras de estas manifestaciones musicales. Por ello, aplaudieron convencidos y con fervor la calidad del actor y cantante en cada una de sus entregas musicales.

Y no era para menos: la interpretación original de clásicos números, en las voces que marcaron pauta en dichas décadas, y las propias de Othón, quien, tal deslumbrara meses atrás en mi Tertulia Añorado, complació al lunetario.

Así, números como Quiero hablar contigo (popularizado por el Dúo Clara y Mario) pasando por otros, interpretados por las cenitales voces clásicas de Benny Moré, Orlando Vallejo, Celeste Mendoza, Freddy, Panchito Riset, Ñico Membiela, Barbarito Diez y un intérprete que fallecido en junio de 1995, sigue siendo uno de los preferidos por su estilo —preferido por el actor y por este comentarista—: Vicentico Valdés, así como agrupaciones de la talla de La Sonora Matancera y la Orquesta América, por sólo mencionar dos.

wgl 20 2

“MATRICULANDO EL 2015. UN CONCIERTO TEATRAL”

Se trata de un concierto de canciones teatralizadas. Juego escénico que invita al público a aportar su historia individual y participar en el desarrollo  del espectáculo como un juego de la imaginación.

PALABRAS DEL AUTOR, DIRECTOR E INTÉRPRETE:

Incursiono de nuevo en el Concierto Teatral, definición libre que le doy a mi empeño de continuar desentrañando canciones para teatralizarlas. Combinación de palabras que se emparejan en esta ruta, que en los últimos años me he atrevido a transitar, como una propuesta de goce, casi libérrima, de la canción y del teatro.

Se trata de disfrutar, reconociendo (descubriendo) en cada canción, una pequeña obra de teatro que aborda los pequeños dramas que avivan nuestra memoria. Es la historia del espectador y la mía revoloteando en forma de recuerdos y sensaciones.

Tal vez los antecedentes formales, más cercanos a esta idea, estén  en el Café Concert, en las breves incursiones de Nacha Guevara en La Habana, y allí mismo, el Teatro Cabaret de Virgilio Piñera y Miriam Acevedo en “El Gato Tuerto” de los ‘60s.

En fin, se trata de desajustarse los cinturones  y lanzarse a disfrutar de la propuesta. Se ruega al público y al artista que le demos la bienvenida al riesgo.

De tal suerte, Matriculando el 2015 es la nueva y atractiva oferta traída a Miami por Othón Blanco y estrenada el pasado viernes 15 en Akuara Teatro (fundado y dirigido por la dupla creadora integrada por la actriz Yvonne López Arenal y el notable fotógrafo de cine Mario García Joya, Mayito), donde continuará los 2 próximos fines de semana.

Como bien  define el propio actor y cantante, se trata de un Concierto teatral, pues —tal el mencionado espectáculo monológico y musical que el cronista disfrutara en La Habana— aquí también interpreta números escogidos del bolero cubano, solo que en esta ocasión Othón incluye temas del cancionero hispanoamericano sobre el amor y el desamor, como asimismo un poema del chileno Enrique Lihn, para cerrar su hermoso periplo con un homenaje a dos grandes de la cultura cubana (a los que este cronista conociera, con ellos amistara y entrevistara): Esther Borja y Luis Carbonell, y al recordado disco de larga duración que —en el lejano 1954, cuando aún ni se avizoraban las sofisticadas tecnologías actuales— “El Acuarelista de la Poesía Antillana”, le grabara a la inolvidable “Damisela Encantadora”, acompañándola al piano y logrando una hazaña tecnológica para la época, reeditada pocos años atrás en un CD: Esther Borja canta a dos, tres y cuatro voces. Mas, no conforme todavía, recrea —en novedosa versión jazzeada original aporte-homenaje a ambas figuras, fallecidas poco tiempo atrás— la hermosa canción del maestro Gonzalo Roig “Ojos brujos”, con la que finaliza en un alto nivel su valiosa performance.

wgl 20 1   Para esta ocasión, el artista concibió —también con guion, dirección y actuación suyas— un espectáculo aún más minimalista, con escasos elementos de atrezzo (papeles y pasaportes, valijas y botellas… dispersos por el escenario), como apoyo al tema de su performance: el intérprete, viajero impenitente, ha llegado de otro país y, de modo informal, se presenta en un inusitado escenario para hablarles y cantarles a desconocidos espectadores que lo acompañan de muy buena gana en su inesperado espectáculo, incitándolos a compartir sus canciones, lo que logra, gracias a la calidez de su propuesta, no tan común en los escenarios miamenses, salvo algunos de los presentados por la gustada cancionera Regla Cumbá La Casa del TÉatro, como por ejemplo, su gustada y aplaudido: “Noche Cubana”.

Una ‘salvaje nostalgia’ —intimidad mediante— flota por la breve sala y agradecen los espectadores de este singular ‘Concierto teatral’ que facilita la comunicación actor/público, gracias a la temática de la performance: el amor y el desamor, el recuerdo y la nostalgia.

Esta ocasión, integran su bien escogido repertorio: boleros cubanos —“Si te contara” (Félix Reina), “Quiero hablar contigo” (Carlos Puebla) y “Como te atreves” (Frank Domínguez) y mexicanos “Que seas feliz”, “Franqueza”, “Verdad amarga” (Consuelo Velázquez); canciones —“Como el primer día” (Alberto Cortez); tangos —“El último café” (música de Héctor Stamponi y letra de Cátulo Castillo, popularizado como bolero por Vicentico Valdés), “Los mareados” (música de Juan Carlos Cobián y letra de Enrique Domingo Cadícamo)—, en fin, se trata de una hora y poco más de excelente arte cantábile y actoral, con “canciones de despedida y reencuentro”, según las define con acierto Othón Blanco, cuyo performance no deben perderse los ciberlectores de mi columna en teatroenmiami.com.. Recuerden: solamente durante los 2 próximos viernes (22, 29). Les aseguro que la pasarán muy bien. Me agradecerán la propuesta.

Tickets on line en el siguiente enlace.

http://akuara-teatro.ticketleap.com/matriculando-el-2015-concierto-teatral/

Anuncios