El cangrejito y la paloma. Poster de Sandra Rincón

cangrejito_poster

El cangrejito y la paloma música y color en Akuara Teatro

MAYRA MARRERO

ESPECIAL/EL NUEVO HERALD

02/24/2015 7:00 AM

El teatro en español para niños también se está abriendo un espacio en las opciones culturales de Miami. Akuara Teatro retoma su cartelera infantil este año con el estreno de El cangrejito y la paloma, obra basada en el cuento El cangrejo volador, de Onelio Jorge Cardoso, escritor y periodista cubano, quien en su largo quehacer literario le dedicaba gran parte de su tiempo al cuento para niños.

La obra relata la historia de un cangrejito que quería volar y con la ayuda y la inspiración de una paloma torcaza logra sus sueños a pesar de los obstáculos y el pesimismo de la pava.

El cangrejito y la paloma, con versión y dirección de Miriam Bermúdez, es una pieza con un dinamismo contagioso que establece una conexión rápida con la audiencia infantil. Los transporta a un bosque de grandes árboles dibujados por Sandra Rincón que recuerda las acuarelas y crayolas de nuestros dibujos de la infancia. Una vez más Rincón y Bermúdez se unen para crear el diseño de escenografía y vestuario, que sin pretensión aparente, logra enriquecer el imaginario infantil con colores y formas. El resultado de esta creación es potenciado con la luz negra y el diseño de luces de Rolando Santini, que sorprende gratamente a los niños cuando notan que ellos mismos también han cambiado de color y muchos se reconocen deslumbrados en la alteración cromática.

La música es un componente imprescindible en el teatro para niños y El cangrejto y la paloma no es la excepción. Marina Ortiz creó la banda sonora de la obra y sus letras, melodías y ritmos son parte vital de la puesta en escena. Presentan e identifican psicológicamente a cada uno de los personajes y les adjudica un ritmo que les hace reconocible en el auditorio infantil.

El juego escénico es minucioso y dinámico, los actores revelan sus personajes con frescura y espontaneidad. Cantan, bailan y entregan todo en cada función por crear un microcosmos sensorial para los pequeños. Isaniel Rojas energiza la puesta en escena y con su liderazgo, dedicación y precisión de movimientos les regala un cangrejito que sorprende no tan solo por su actuación, sino también por su voz en las canciones que apoyan la historia. Alma Itzel es la paloma que, con suavidad, exquisita voz y sinceridad actoral, relata y conduce a través del bosque imaginario a los pequeños por los vericuetos de la historia con el único propósito de divertirlos y enseñarles a no poner límite a sus sueños. Los actores Felipe Cartagena, Any Rose y Christian Ocón disfrutan, juegan, cantan y se transforman en sus respectivos personajes con humor, ternura y profesionalismo. La audiencia participa y se divierte logrando tararear la pieza principal que compuso Ortiz, Quiero volar, al final de cada espectáculo.

Bermúdez dirige la puesta en escena con imaginación. Relata la historia con sencillez y enfatiza la idea del teatro para niños como una gran sala de juegos donde la fantasía no tiene fronteras.

Anuncios