La sal de los muertos de Matías Montes Huidobro

<!– @page { margin: 0.79in } P { margin-bottom: 0.08in } A:link { so-language: zxx }

 Escrita a inicios de los años 60, «La sal de los muertos» de Matías Montes Huidobro llega a escena dirigida por Christian Ocón bajo la producción de “Pro Teatro Cubano” con la colaboración de Akuara Teatro.

Estreno el 27 de Julio.

Para más informes llame al: 786 853 1283

Written in the early ’60s, Salt of the dead by Matías Montes Huidobro arrives on the scene directed by Christian Ocon under the production of Pro Teatro Cubano” with the collabotation of Akuara Teatro.

Premiere on July 27.

For more information call: 786 853 1283

La herencia de la crueldad y Entrevista a Matías Montes Huidobro y Christian Ocón.

Redacción. Teatro en Miami Estudio.
Escrita a inicios de los años 60, «La sal de los muertos» de Matías Montes Huidobro llega a escena dirigida por Christian Ocón bajo la producción de “Pro Teatro Cubano”. La obra estará en cartelera desde el 27 de Julio en Akuara Teatro, Teatro en Miami decidió conversar con ambos: el autor y el director.
Montes Huidobro; «La sal de los muertos» fue escrita en 1960 y es un texto que quedó en la imprenta en 1961 a su salida del país. Cuéntenos la historia, la historia del texto y sus peripecias, y la historia que cuenta esta obra.
Matías Montes Huidobro:En el compacto período de tres años, 1959-1961, escribí, estrené y perdí obras en Cuba desde el momento del triunfo revolucionario al punto de giro de las Palabras a los Intelectuales y el cierre de Lunes de Revolución, del entusiasmo a las dudas y desengaños, motivos que me llevaron a irme de Cuba cuando ya se ponía en riesgo la libertad del escritor. “La sal de los muertos” se encuentra entre los textos que escribí, no pude estrenar ni publicar (me confiscaron una edición donde ya estaba impresa la misma), sufriendo mi obra el correspondiente desajuste cronológico. Esta pieza en particular ha sido víctima de este desarreglo histórico. Es el momento en Cuba del “teatro de la crueldad”, muy asociada con el historia nacional, que ha demostrado lo crueles que podemos ser. Pero esta dramaturgia no mira hacia atrás, sino hacia adelante, en una especie de “teatro noir” que está vigente hoy en día.
Cuando José Antonio Ramos escribe “La hidra” (1906), primero y “Tembladera” (1917) después, Gustavo, un personaje clave y representativo, grita “¡Dinero! ¡Dinero! ¡Dinero!” – exclamación que va a resonar durante todo el período republicano. Mi obra sigue esta línea de continuidad crítica de la realidad cubana. Las consecuencias fueron funestas: un mal no se cura con otro: la intolerancia y la incompetencia subsiguientes llevaron supuesto Toque de Midas republicano (la conversión de todo en oro), precisamente en lo contrario: el desastre económico y moral de todo un país.
En el 2008, Ernesto García dirigió «Los Acosados» que presentó en Teatro en Miami Studio. Esta obra fue escrita por usted en el año 59 y sin embargo en el momento de su puesta en Miami tenía más vigencia que nunca. Recordemos que la obra se estrenó la misma semana que se anunciaba la última crisis económica de la cual todavía no salimos. «Los Acosados», en este estreno auguraba el peligro del crédito y la finanza familiar. ¿Qué vigencia encuentraremos en «La Sal de los muertos»?
Matías Montes Huidobro: Yo diría que con “La sal de los muertos” pasa algo muy parecido. El montaje de “Los acosados” en Teatro en Miami Studio, gracias a una vigencia gráfica y teatral impactante, puso de relieve la realidad inmediata que planteaba una obra escrita medio siglo atrás. No quiero, ni remotamente, justificar al castrismo, y mucho menos la inoperancia (que es lo menos que podemos decir) del marxismo; pero las injusticias sociales y la avaricia tienen funestas consecuencias. Es peligroso, mirando al espejo retrovisor, no darnos cuenta de lo inmediato y no enfrentarnos a la verdad: encontrarnos dentro de un círculo vicioso (en el cual he encerrado a mis personajes) sin hallar ninguna solución, y hoy en día la crisis económica sigue en pie, a nivel mundial, y los bancos quieren cogérselo todo: la avaricia rompe el saco, pero el dinero no lo es todo.

¿Y en tu caso, Ocón? ¿Qué temas de la obra te sedujeron?
Christian Ocón:Después de leer y analizar la trama y tomando en cuenta la historia del los hechos ocurridos durante la creación y publicación en Cuba de la misma (la cual le fue confiscada por el gobierno antes de salir el autor de la isla) me pareció importante usar la imagen del poder político como base de la avaricia que es el tema principal de la obra. A los personajes de Tigre y Lobito los estoy representando subjetivamente como a la Cuba Republicana (Batista) y la Cuba Revolucionaria (Fidel) y dentro de esta dinámica del montaje veo muchos mensajes casi proféticos de lo que está por venir.
Christian Ocón, quien ha realizado gran parte de su trayectoria teatral en Teatro en Miami Studio y protagonizara «Los Acosados», será el director de este nuevo estreno. ¿Fue decisión suya Huidobro? ¿Qué le motivó a llamarlo para que dirigiera esta obra?
Matías Montes Huidobro: Escribo mucho, tengo muchas obras publicadas e incluidas en antologías, y varias sin estrenar. Por unos treinta y cinco años viví en Honolulu, donde Yara, mi esposa, y yo, enseñamos en la Universidad de Hawai. Hace unos quince años nos trasladamos para Miami y en este período de tiempo, a pesar del reconocimiento que ha tenido mi obra dramática por la crítica y las mencionadas inclusiones antológicas que me respaldan, sólo dos directores, Dumé y Ernesto García se han interesado en llevar a escena dos obras mías, Exilio y Los acosados,y las dos resultaron un éxito. Se estrenaron también, Oscuro total, dirigida por Jorge Trigoura, que quedó muy bien, y Un objeto de deseo, el último trabajo de dirección de Mario Salas Lanz, que fue definitivamente un éxito. Estas dos últimas tuvimos que producirlas Yara y yo, y de nada valió que el protagonista de la segunda fuera José Martí.
Aquí en Miami, se estrenan con considerable frecuencia obras de autores que viven en Cuba (lo cual me parece muy bien), e inclusive autores latinoamericanos notoriamente marxista-leninistas que desprecian el exilio cubano, y no deja de dolerme la injusticia. Es muy fácil ver la paja en el ojo ajeno (es decir, Cuba) y no la viga en el propio. De ahí que me vea precisado a fungir de productor de “La sal de los muertos”.
Hace unos tres años aproximadamente, cuando se me rindió un homenaje en Marquette University en un congreso de literatura del Caribe, Teatro en Miami Studio nos dio permiso para montar “Los acosados”, siguiendo el montaje que se había hecho aquí, protagonizada por Christian Ocón e Ivette Kellems, aunque lamentablemente Ernesto García no pudo acompañarnos. Claro, no teníamos utilería, y mucho menos los elaborados elementos del montaje en Miami, las luces y el sonido, y Christian e Ivette tuvieron que enfrentarse a tales dificultades, buscando “craters” (cajones plásticos) por todos los mercados de Milwaukee para darle solución a esas limitaciones. Eso me permitió apreciar el entusiasmo de Christian, capaz de hacer lo que tuviera que hacer para hacer buen teatro, y esta ha sido, básicamente, la razón de poner “La sal de los muertos” en sus manos.
¿Qué persigues cómo director en esta puesta?
Christian Ocón:Principalmente hacerle un homenaje al teatro de la crueldad del cual el propio Matias se inspiro para escribir esta pieza, además es para mí un reto como director ya que es mi primera pieza que dirijo con este tipo de teatro aunque he tenido el placer de trabajar como actor en dos puestas escritas y dirigidas por Ernesto García, que a mi entender son un vivo ejemplo de este tipo de teatro como lo son «El celador del desierto» y «Sangre». Otro ejemplo también de García es «Oda a la tortura», la cual disfruté como espectador.
¿Qué esperan ambos, autor y director, cuando se estrene la obra?
Christian Ocón:Lo que más me interesa como director de este proyecto es que el público se estremezca con lo oscuro y negro del tema de la obra y que salga pensando hasta donde hay culpabilidad de uno como individuo frente a tanta crueldad presente entre los personajes.
Matías Montes Huidobro: A mí no me interesa escribir un teatro para que la gente se divierta y se muera de la risa. Aunque en esta obra no faltan elementos de humor y hasta costumbristas, lo que yo quiero es producir una sacudida, un impacto, que produzca un estado emocional y una reacción inteligente, como ocurrió con Los acosados. Respeto al público en tal medida que no creo que deba hacerle perder el tiempo en tonterías.Y mi función como dramaturgo, es sentar las bases de esas posibilidades escénicas, que ahora pongo en manos de Christian Ocón y un elenco estupendo que la llevará a escena y hará realidad el impacto.
La sal de los muertos”,subirá a escena en Akuara Teatro, en Miami, una producción de “Pro Teatro Cubano”, dirigida por Christian Ocon, durante tres fines de semana los sábados (a las ocho y treinta de la noche) y los domingos (a las cinco y treinta de la tarde) los días 27 y 28 de julio, 3, 4, 10 y 11 de agosto (informes y reservaciones, 305 640 2422). Reparto: Jorge Ovies, Orquídea Gil, Ivette Kellems, Orestes Graupera, Lisette Jiménez y Yoelvis Batista. Asistente de dirección: Carlos Laso. Maquillaje/Vestuario: Alejandro Galindo. Luces y sonido: Mario García Joya.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s